Angel Gonzaga

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos” Carl Gustav Jung. ¿Quién no recuerda a ese profesor que le ayudó con la materia que más le costaba o aquel que nos infundió valor y confianza para afrontar nuestros grandes sueños? ¡Hay profesores que no se olvidan nunca!